Los abogados de cuatro ciudadanos presos en la provincia de Azua, pidieron al procurador concluir la investigación que realiza contra el fiscal suspendido de Barahona, Ariel Gómez Rubio, e incluir al fiscal de esa provincia, Dante Castillo.

Los presos identificados como Jesús Paz, Juan Mesa, Beltilio Ramírez y José Núñez, aseguran que tienen cinco meses recluidos por un caso de narcotráfico del que se desvinculan.

Mediante una denuncia formal y solicitud de investigación, el abogado Carlos Manuel Núñez explica que el fiscal suspendido de Barahona, Ariel Gómez Rubio, habría realizado un allanamiento en Azua, sin orden judicial y violando su jurisdicción.

En el allanamiento se llevaron preso a Juan Paz, Juan Mesa Paternina, imponiéndole una medida de coerción de tres meses de prisión preventiva tras imputársele el hallazgo de 198 kilos presumiblemente de cocaína. Mientras que en el proceso a Beltilio Ramírez y José Ariel Núñez, el Ministerio Público le solicito una fianza de 20 mil pesos.

En este proceso, la Inspectoría General de la Procuraduría General establece que durante el allanamiento se decomisaron mil kilos presumiblemente de cocaína, de los cuales solo tienen en su poder los 198 kilos y del resto aún investigan su destino final.

Denuncian ante la Procuraduría

En el documento depositado en el Departamento de Inspectoría de la Procuraduría General se relata que para ejecutar el allanamiento ilegal, Gómez Rubio pidió soporte al fiscal Dante Castillo, de Azua, quien alegadamente se presentó al lugar a más de cinco horas de haberse ejecutado el allanamiento y con una orden de arresto emitida una hora antes de llegar a la carretera Azua-Baní.

“Dante Castillo se presentó con la intención de regularizar ese acto delincuencial encabezado por el magistrado Ariel Rubio y miembros de la Policía Nacional, violando todas las disposiciones legales, tales como Código Procesal Penal, Reglamento del Ministerio Público, tratados internacionales y la Constitución”, dijo el abogado Carlos Manuel Núñez.