(CNN) — Un estudio reciente señala que los alimentos ultraprocesados, menos costosos y más fáciles de preparar, pueden hacer que engordes.

Las personas limitadas a una dieta principalmente de alimentos altamente procesados consumieron más calorías y ganaron más peso que cuando su dieta consistía principalmente en alimentos mínimamente procesados, según el estudio, publicado en la revista Cell Metabolism.

Este estudio a pequeña escala es el primer ensayo aleatorio controlado, considerado el estándar de oro en la ciencia, que examina los efectos de los alimentos ultraprocesados. Se definen como que contienen ingredientes industriales, tales como aceites hidrogenados, jarabe de maíz alto en fructosa, agentes aromatizantes y emulsionantes.

Durante un estudio de un mes, 20 voluntarios adultos sanos se hospedaron en el Centro Clínico de los Institutos Nacionales de la Salud, donde les proporcionaron todas las comidas. Durante 14 días, se limitaron a cada dieta y dijeron que podían comer tanto o tan poco como quisieran.

LEE: ¿Cuántos alimentos no saludables puedo comer para no estar en peligro de muerte?

Las dos versiones de las comidas tenían las mismas cantidades de calorías, azúcares, fibra, grasas y carbohidratos. Por ejemplo, el desayuno no procesado podía ser avena con plátanos, nueces y leche descremada, mientras que el otro consistía en un panecillo con queso crema y tocino de pavo.

Los participantes hicieron ejercicio aproximadamente la misma cantidad cada día durante el estudio.

En la dieta ultraprocesada, las personas comían más rápido mientras consumían unas 500 calorías más por día (al tomar raciones adicionales) que cuando consumían la dieta sin procesar; este aumento de calorías se debió a mayores cantidades de carbohidratos y grasas, pero no de proteínas. Como resultado, aumentaron de peso, en promedio, alrededor de 0,9 kilogramos. Mientras que en la dieta de alimentos no procesados, perdieron una cantidad igual de peso. De acuerdo con los autores del estudio, el sexo de los participantes, el orden de su asignación de dieta y su índice de masa corporal no influyeron en las calorías variables que cada participante ingirió en cada dieta.

Los alimentos ultraprocesados hicieron que las personas comieran demasiadas calorías y aumentaran de peso, concluyeron.

Los alimentos diseñados y altamente procesados pueden ser difíciles de restringir debido a razones más allá del gusto, anotaron los investigadores. Por ejemplo, el costo semanal de una dieta de 2.000 calorías por día de comidas procesadas se estimó en 106 dólares, frente a 151 dólares para las comidas más naturales.

LEE: Nombran la dieta mediterránea como la mejor para 2019

También se necesita más tiempo para preparar alimentos menos procesados, dijeron.

Los alimentos ultraprocesados se consumen principalmente como comidas listas para comer, así como también como bocadillos y postres. La gente ha estado comiendo más de ellos en las últimas décadas. En Estados Unidos, el 61% de la dieta total de adultos proviene de alimentos ultraprocesados; en Canadá es del 62%; y en el Reino Unido, es del 63%, según un estudio reciente no relacionado.

La investigación también muestra que los alimentos diseñados por la industria pueden conducir a la obesidad, la presión arterial alta y el cáncer.

MIRA: La presión arterial: conozca sus números

“Estamos viviendo en un mundo rápido, y la gente está buscando soluciones convenientes”, dijo Nurgul Fitzgerald, profesor asociado en el Departamento de Ciencias de la Nutrición de la Universidad de Rutgers, sobre un estudio anterior sobre alimentos procesados.

Fitzgerald recomienda revisar la parte posterior de un paquete de comida preparada. “Mire la lista de ingredientes. ¿Comprende todos los ingredientes que entran en sus alimentos?” ella preguntó. Compre solo esos productos “con la menor cantidad de ingredientes y con ingredientes que usted entienda”.

Los autores del estudio sugieren que la confusión del consumidor es otro aspecto de este problema.

“Las guerras de dieta perpetuas entre facciones que promueven niveles bajos de carbohidratos, keto, paleo, altos en proteínas, bajos en grasa, basados en plantas, veganos y una lista aparentemente interminable de otras dietas han llevado a una gran confusión pública y desconfianza en la ciencia de la nutrición,” escribieron. “Limitar el consumo de alimentos ultraprocesados puede ser una estrategia eficaz para la prevención y el tratamiento de la obesidad”.