Más de cuatro años de estudios dieron resultados positivos para el equipo de investigación de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) que ayer anunció el hallazgo de una molécula con altos niveles anticancerígenos.

Es la molécula Koanolido A extraída de una planta de la Sierra de Bahoruco, al sur de país, perteneciente a la familia de las Asteraceae. Dicha molécula es apenas una de 40 moléculas descubiertas, de las que once son nuevas en la literatura química.

Quírico Castillo, investigador del Laboratorio de Química de la UASD, que encabezó el estudio, destaca que la Koanolido A logró un nivel de bioactividad inferior al 1% de microgramos por mililitro en una línea celular en los ensayos de laboratorio a los que fue sometida, lo que la hace efectiva para tratamientos de diversos tipos de cáncer, como el de mama, riñones, cérvix, próstata, pulmón o colon.

“Esta es una molécula de una planta del género Koanophillon, y dio una actividad anticancerígena muy importante, al punto que puede convertirse en un medicamento que sirva para tratar el cáncer”.

La investigación contó con el financiamiento de unos 12 millones que aportó el Fondo Nacional de Innovación y Desarrollo Científico y Tecnológico (Fonbdocyt) del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología.

Por los buenos resultados, y tratarse de una molécula nueva, Quírico y su equipo, compuesto por cuatro investigadores, presentaron una solicitud de patente tanto en la Oficina Nacional de Propiedad Intelectual como en la Oficina Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI).

Una vez aprobada, la molécula pasaría al nivel de estudios preclínicos de uso en animales de laboratorio, para luego determinar la dosis requerida para su uso en humanos, que es la meta del investigador.

Proceso

Luego de la colecta de las plantas, mediante el criterio de selección químio-taxonómico, pues no se tenía conocimiento de su uso medicinal, los investigadores de la UASD enviaron el extracto de lugar a España, donde se probó en seis líneas celulares de cáncer.

“Una vez se extrae la molécula pura, se envió a varios lugares como Canadá, Florida y Puerto Rico, donde fue sometida a una serie de análisis instrumentales, como resonancia magnética nuclear, masas de alta resolución e infrarrojos. Con eso se tiene el análisis necesario para interpretar la estructura”, explicó Castillo.

Regocijo en la UASD

El descubrimiento de esta nueva molécula no solo aporta al conocimiento científico, sino que constituye un gran avance para la UASD, pues es la primera solicitud de patente de ese tipo en esa universidad y posiblemente de todas las universidades del país, destaca Castillo. Informó además que pronto se publicará su hallazgo en una revista científica.

De las otras moléculas descubiertas, en seis se encontró bioactividad, aunque no tan relevante como en a Koanolido A, sin embargo, el grupo recibe el nombre de Uasudlabdanos, las primeras en llevar el nombre de una universidad del país. Otras cuatro fueron nombradas como Dicdiolabdanos.

Refrendada

La investigación está refrendada por expertos internacionales, entre ellos el doctor José Manuel Padrón, de España, quien es un respetado farmacéutico y poseedor de un PHD en esa rama científica, así como la licenciada en Farmacia Evelyn Almánzar, de República Dominicana; el cristalógrafo Lukasz Wojtas, de la Universidad del Sur de La Florida; y del doctor Mehdi Keramane, catedrático de la Universidad McMaster de Canadá, se destaca.