La Policía informó que ninguna de las armas decomisadas al presunto narcotraficante Julio de los Santos (Julito Kilo) está a su nombre.

Ney Aldrin Bautista, director de la Policía, explicó que una patrulla compuesta por dos agentes y durante un chequeo de rutina, fue la que detuvo a De los Santos y que la investigación está en manos del Ministerio Público.

“Julito Kilo” ha tenido que lidiar con por lo menos seis casos, entre ellos asesinatos y el decomiso de una gran cantidad de cocaína (937 kilos decomisados en Caletón). Fue deportado de los Estados Unidos tras cumplir una condena de siete años de cárcel por un caso de droga.

A este hombre señalado en varias ocasiones como “el más grande narcotraficante y el más temido sicario”, se le atribuye el asesinato de diez personas, entre ellas las dos parejas que fueron ultimadas a tiros en diciembre del pasado año en el municipio de Guerra, caso que no ha sido esclarecido por las autoridades.

En marzo, el Tribunal Colegiado del Departamento de Justicia de San Pedro de Macorís lo descargó de las acusaciones que lo involucraban como el jefe de la red de tráfico de los casi 1,000 kilos de cocaína y por cuyo caso se condenó a dos colombianos a 20 años.

El fallo causó sorpresa en San Pedro por la importancia del expediente y por la muy denunciada trayectoria de Santos Bautista. La sentencia también absolvió a su supuesto testaferro, el expelotero de grandes ligas Ravel Santana. Los condenados fueron los colombianos Omar Atencio Vargas, de 39 años, y Erly Sierra Bonilla, de 41.