Mundo

El Senado de Haití desafía el poder de Claude Joseph

EL NUEVO DIARIO, PUERTO PRINCIPE.- El Senado haitiano, solo con un tercio de sus miembros en activo, designó este viernes a su jefe, Joseph Lambert, como presidente de Haití, en un desafío frontal a la legitimidad del primer ministro interino, Claude Joseph.

La decisión del Senado agrava la disputa por el poder en Haití, ante el vacío abierto por el asesinato del presidente Jovenel Moise, el pasado miércoles, y las ambigüedades que plantea la Constitución en los mecanismos de sucesión.

La resolución designó a Lambert presidente provisional hasta el próximo 7 de febrero, fecha del final previsto del mandato de cinco años de Moise, y le insta a formar “un Gobierno de entente nacional” con la misión de organizar las elecciones con la mayor brevedad posible.

TRES HOMBRES PARA LIDERAR HAITÍ

Para negar la legitimidad de Joseph, el Senado se basa en el hecho de que Jovenel Moise, en el último decreto que firmó antes de su muerte, nombró a un nuevo primer ministro, el doctor Ariel Henry, pero este no llegó a ser investido formalmente.

El propio Henry también se arrogó el derecho de dirigir el Gobierno en los primeros momentos tras la muerte de Moise, pero no ha vuelto a pronunciarse después de que Naciones Unidas y Washington reconocieran de forma expresa a Joseph como jefe de Gobierno.

Joseph asumió las riendas del Gobierno desde que él mismo anunció la muerte de Moise en la madrugada del miércoles y en todas sus apariciones públicas ha estado arropado por el jefe de la Policía, Léon Charles, y otras autoridades.

No obstante, los tres aspirantes a dirigir Haití de forma provisional tienen problemas de legitimidad derivados del hecho que el Parlamento está prácticamente inoperativo desde enero de 2020 debido al aplazamiento de las elecciones de 2019.

Por ello, el Parlamento no pudo ratificar el nombramiento de ninguno de los primeros ministros y ahora carece de facultades legales para aprobar resoluciones como la que declara presidente de Haití a Joseph Lambert.

SIGUEN LOS ARRESTOS

Al margen de la lucha por el poder, las autoridades de Haití prosiguieron este viernes su operación para detener a los supuestos implicados en la muerte de Jovenel Moise.

Este viernes fueron arrestados tres colombianos, con lo que el total de detenidos en estos días asciende a 20, en su gran mayoría de esa nacionalidad, además de dos estadounidenses de origen haitiano.

Se cree que cinco colombianos continúan huidos y los otros tres fueron abatidos en tiroteos con las autoridades en los dos últimos días.

Once de los supuestos mercenarios fueron detenidos el jueves en la embajada de Taiwán en la capital haitiana, según confirmó este viernes la propia legación diplomática.

AMPLIACIÓN DE LAS INVESTIGACIONES

La fiscalía que investiga el caso anunció que ha convocado a declarar, para la semana que viene, a ocho personas, entre ellos los cuatro máximos responsables de la seguridad del presidente, dos exsenadores y dos magnates, conocidos opositores a Moise.

Entre los convocados figuran el inversor Reginald Boulos, dueño de un conglomerado de empresas, y Dimitri Vorbe, cuya familia es dueña de la compañía que controla el sector eléctrico.

Ambos fueron acusados por el Gobierno de Moise de financiar las protestas que han desestabilizado el país en varios periodos desde 2018.

El fiscal también ha llamado al exsenador Steven Benoît, quien ha puesto en tela de juicio la versión oficial sobre el magnicidio en varias entrevistas y ha sugerido que Moise fue asesinado por su cuerpo de seguridad.

NERVIOSISMO EN LAS CALLES

Puerto Príncipe recuperó este día la normalidad en parte, se volvieron a abrir los comercios y los mercados callejeros, muchos funcionarios volvieron a sus puestos de trabajo a petición del Gobierno, después de dos días de calles vacías, y el aeropuerto volvió a operar tras la reapertura de los vuelos.

Sin embargo, se vivieron momentos de nerviosismo frente a la embajada de Estados Unidos, donde un grupo de cientos de personas se aglomeró para pedir un visado con el que huir del país.

Uno de los presentes, Jeferson Javeus, agitando su pasaporte en la mano dijo en nombre del grupo que “después de la muerte del presidente no es posible vivir en Haití”.



Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba