Desde su creación en 1959, el Merché du Film (Mercado del Festival de Cannes) ha estado en constante evolución. Es el escenario en el que los profesionales de la industria cinematográfica mundial se dan cita cada año para mercadear sus propuestas.

De acuerdo con los organizadores, este año acudieron más de 12 mil protagonistas de la industria en representación de unos 5,508 socios de la organización.

El Palacio del Festival de Cannes acoge en su edificación las diferentes delegaciones, mientras que en otro escenario conocido como las Villas Internacionales complementan los espacios para el establecimiento de relaciones comerciales. Jornadas de información, proyecciones de películas, documentales, proyectos y cortometrajes son mostrados por el personal acreditado.

Las diferentes delegaciones, encabezadas por sus respectivos representantes oficiales, se convierten en el mejor aliado para el talento emergente y establecido que procura ir más allá de su territorio.

La mecánica

La organización del Festival de Cannes abre las convocatorias para que los países participen a través de los órganos que rigen el negocio cinematográfico en sus respectivos países, y estos a su vez abren una convocatoria para que los productores envíen sus proyectos o producciones terminadas con el propósito de lograr acuerdos para su distribución en mercados internacionales.

Las que resulten seleccionadas son incluidas en la programación de cada país para ser mostradas en una sala en el Palacio del Festival, mientras que otros productores y la propia comisión fílmica establecen una dinámica para recibir en sus respectivos pabellones a los interesados en conocerla, así como evaluar las facilidades que ofrece cada uno de los más de 60 países representados.

Oportunidad

Para el cineasta dominicano y productor Luis Arambilet la oportunidad es única. “Estoy en el festival gestionando la distribución de la película “Lo que siento por ti” de Raúl Camilo, “La isla rota” de Félix Germán, así como otros proyectos. “Es válido estar en el Festival de Cannes. Estar en este mercado es importante porque películas ya realizadas y proyectos están buscando distribución en Europa o en el mundo. Contratar una sala de cine para proyectar películas es vital, más este año que hay más participantes que el pasado año, de manera que saludo que la Dirección General de Cine mantenga la presencia del país y que los productores hayan hecho una inversión para estar aquí”, manifestó Arambilet.

Este año la Dirección General de Cine trajo cuatro producciones. “La fiera y la fiesta”, dirigida por Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas, “Colours” de Luis Cepeda, “El proyeccionista” de José María Cabral y “Por eso vengo al río” de Fernando Blanco.

“Estar en este mercado es importante porque películas ya realizadas y proyectos están buscando distribución”