Encapuchados portando armas de fuego de diferentes calibres enfrentaron esta tarde a los agentes policiales que patrullaban las calles de Navarrete después del llamado a paro de actividades por parte de organizaciones comunitarias y populares en demanda de la construcción de un centro educativo, nombramiento de maestros y otras reividicaciones.

Los enfrentamientos se produjeron luego que tres estudiantes del liceo Pedro María Espaillat resultaran heridos por los agentes policiales durante la protesta.

De los tres heridos solo fue identificado el joven Pablo Miguel Ferreira, de 16 años y quien tuvo que ser transferido a un centro de salud de Santiago.

Ferreira es hijo del concejal y dirigente del Frente Amplio de Lucha Popular Pablo Ferreira.

Además de la terminación de una escuela y el nombramiento de más personal docente, los estudiantes reclaman la construcción de un acueducto y el arreglo de calles y carreteras en la localidad.