El Banco Central de la República Dominicana (BCRD) hizo un análisis en el que determina que los episodios de sequía generan aumentos de precios de las frutas, las hortalizas y los vegetales que se extienden hasta por un año. Esto quiere decir que hasta el mes de abril del próximo año se podrían estar registrando en esos rubros precios por encima del promedio histórico.

El periodo seco que recién terminó en abril pasado fue el segundo más extenso de las últimas dos décadas, con siete meses de duración, lo que obligó a suspender nuevas cosechas de arroz y de varios otros rubros agrícolas. Apenas este viernes 7 de junio se dio el aviso a los productores para que reiniciaran cosechas. El director ejecutivo del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indhri), Olgo Fernández, dijo que, aunque ya para mayo había llegado a su fin la sequía, se aguardó hasta que las presas tuvieran un buen nivel que garantizara suficiente agua para la producción agrícola.

El BCRD calcula que durante las sequías más extensas de los últimos 15 años –no toma en cuenta la más reciente-, los precios de las frutas subieron entre 9 % y 25 % un año después de iniciada la sequía. Mientras tanto, los precios de las legumbres y hortalizas tendieron a subir más de 5 % a 15 % al año de haber empezado la temporada seca.

Los precios de los alimentos, junto a los del transporte y del tabaco y de las bebidas alcohólicas, son de los que más han subido en lo que va de año, en 2.14 %, de acuerdo a los datos del emisor. Pero el impacto de la recién terminada sequía todavía no se aprecia en su extensión, al menos con las legumbres y hortalizas, cuyos precios han bajado desde diciembre en 1.1 %. Pero con el arroz, uno de los grandes afectados por la sequía, sí se ha sentido un aumento: los precios al consumidor han subido 1.3 % en lo que va de año, mientras que los precios de las frutas se han disparado 12.5 % en cinco meses.

Se intensifican las sequías

República Dominicana ha experimentado periodos de sequía en casi la mitad de los meses entre los años 2000 y 2018, pero solo siete episodios se consideran por encima de la normal. El problema, observa el banco central, es que cada vez hay más probabilidades de que se intensifiquen los periodos de temporada seca, debido al aumento de la incidencia de fenómenos climáticos como El Niño y La Niña.

“En general, el índice de sequía sugiere que la frecuencia de las sequías aumentó en la última década en relación con años anteriores”, dice el estudio publicado en el último Informe de Política Monetaria.

El criterio para identificar los episodios secos en el país es que en un mes las precipitaciones caigan por debajo del 80 % del valor promedio histórico en esa época del año.