El Presidente de la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC), Gabriel del Río, consideró lamentable y grave la situación que están pasando los empleados de los ayuntamientos del país, a los cuales se les cobra la cuota de la Seguridad Social con base en un salario de 10 mil pesos, sin todavía haber recibido el aumento del que goza el sector público desde el primero de abril.

“En el Presupuesto general de la nación hay una partida económica para los ayuntamientos que no se está cumpliendo. Además, hay otra situación, no se está pagando la seguridad social en muchos ayuntamientos y a muchos de esos miles de trabajadores, porque los cabildos alegan que no tienen los recursos para pagar”, recordó el sindicalista.

Del Río Doñé planteó que la única alternativa a esta situación es que el Gobierno apoye económicamente a los cabildos como lo establece la ley. “Los Gobiernos locales no pueden pagar lo que no tienen pues ellos no pueden dar a los empleados lo que no tienen”, añadió.

Del Río llamó, además, a tener cuidado con los puestos ocupados por gente que no trabaja.