Los crímenes de dos extranjeros ocurridos en circunstancias distintas en el municipio Sosúa, Puerto Plata, aun están sin resolver.

Las autoridades policiales y del Ministerio Público no han apresado a nadie ni han dado con las causas de las muertes de los hombres, que fueron asesinados a balazos.

El italo-canadiense Mike Di Battista, de 43 años, fue ultimado de 12 balazos por desconocidos que lo interceptaron mientras viajaba en su vehículo. Era buscado por autoridades federales sobre actividades del narcotráfico internacional. Residía en el exclusivo residencial Lomas del Sol, de Sosúa.

Mientras que el canadiense Jason Mc-guire, de 43 años, fue ultimado de un balazo en la cabeza mientras se encontraba en el interior de su apartamento en el residencial Mulatra II, también de Sosúa.

Aunque varias personas fueron interrogadas sobre los dos casos, no hay detenidos.