“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Con esas palabras Manny Ramírez renovó sus votos como cristiano en la iglesia Segadores de la Vida y dijo no que no le preocupa ser llevado al Salón de la Fama de Cooperstown.

El centro de congregación cristiana está ubicado en Southwest Ranches, Florida y tiene como pastor principal a Ruddy García.

El ex pelotero criollo, que terminó su carrera en las Grandes Ligas con promedio de .312, 555 jonrones y 1831 vueltas empujadas, jugó con los Indios de Cleveland, Medias Rojas de Boston, Dodgers de Los Ángeles, Chicago W. Sox y Tampa Bay. En el béisbol criollo pertenece a las Águilas Cibaeñas.

“No me preocupa la inmortalidad en el béisbol, he finado mi meta en salvar mi alma”, señaló en una carta que leyó en publicó ante su esposa e hijos.

Señala que “el Señor me enseño que no necesito estar en el Salón de la Fama, que donde mi nombre tiene que estar escribo en el libro de la vida”.