(CNN) — Alrededor de siete de cada 10 personas LGBT han sufrido algún tipo de acoso sexual en el trabajo, según un estudio alarmante que destaca un “problema oculto” en los lugares de trabajo británicos.

Las bromas no deseadas y los comentarios o preguntas de naturaleza sexual fueron las formas más reportadas de abuso, con casi la mitad de todos los trabajadores LGBT que informaron tal comportamiento, según el estudio realizado por el Congreso de Sindicatos (TUC).

MIRA: Los mejores y peores países de Europa para los derechos LGBTI, según evaluación de grupo

Alrededor de una de cada seis dijo que había recibido correos electrónicos no deseados o imágenes pornográficas, y una de cada ocho mujeres LGBT incluso reportó haber sido seriamente agredida sexualmente o violada en el trabajo.

La mayoría de los encuestados no les dijo a sus empleadores sobre el acoso, según el estudio, y algunos se negaron a hacerlo por temor a ser “despedidos” en el trabajo. Sus autores están instando a una nueva legislación para proteger a los trabajadores LGBT.

“Esta investigación revela una epidemia oculta”, dijo la secretaria general de TUC, Frances O’Grady, en un comunicado. “En 2019, las personas LGBT deberían estar seguras y apoyadas en el trabajo, pero en cambio, están experimentando niveles sorprendentemente altos de acoso y agresión sexual”.

LEE: EE.UU. debe dar refugio a los sirios LGBTI que han logrado huir de la guerra y la persecución

El estudio se publicó el 17 de mayo, el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia.

Encontró que las mujeres LGBT tienen más probabilidades de experimentar contacto físico no deseado en el trabajo, con 35%, más que en una de cada tres, experimentando tales avances, en comparación con 16% de los hombres.

Las mujeres negras y de minorías étnicas (BME, por sus siglas en inglés), y las personas discapacitadas de ambos sexos, son especialmente víctimas. Más de la mitad (54%) de las mujeres LGBT BME dijeron que habían experimentado contacto físico no deseado en el trabajo, y exactamente la mitad de las mujeres con discapacidad dijeron lo mismo. Alrededor de una cuarta parte de las mujeres en ambas categorías reportaron graves agresiones sexuales o violaciones.

MIRA: Aumentan crímenes de odio contra la comunidad LGBTI de El Salvador

Los hombres discapacitados también eran más propensos que los hombres no discapacitados a sufrir abuso, según la investigación, y uno de cada cinco reportó una agresión sexual grave.

El estudio pide al gobierno que promulgue “un deber obligatorio para que los empleadores protejan a los trabajadores de todas las formas de acoso” y un código de práctica legal sobre el acoso sexual. También ha instado a los empleadores a revisar sus políticas existentes y realizar capacitación para todos los empleados.

“La cultura del lugar de trabajo necesita cambiar”, dijo O’Grady. “Nadie debe pensar que un colega que es LGBT es una invitación para comentarios sexualizados o preguntas inapropiadas, por no hablar de actos de agresión graves”.

LEE: La comunidad LGBT de Brunei huye de las ‘inhumanas’ leyes de lapidación

Un portavoz de la Oficina de Igualdad del Gobierno dijo: “Es espantoso que las personas LGBT estén sufriendo este hostigamiento. Los lugares de trabajo deben ser entornos seguros y de apoyo para todos.

“El gobierno consultará brevemente sobre cómo podemos fortalecer y aclarar las leyes existentes sobre el acoso a terceros, así como asegurarse de que los empleadores entiendan completamente su responsabilidad legal de proteger a su personal”, agregó.