Home / Art.Opinion / Nuestra realidad o el futuro

Nuestra realidad o el futuro

Ya tenemos de costumbre que cuando va a concluir un año todos empezamos a emitir opiniones a favor o en contra de todo lo que ha transcurrido por los medios de comunicación, como políticos, comentaristas, i analistas  publiquen sus consideraciones sobre los resultados y/o eventos principales ocurridos. Unos son muy objetivos, optimistas, algunos pesimistas, otros politizados.

Particularmente pienso que hay que circunscribirse a la realidad y basado en los hechos, que es lo que cuenta.

Si realmente vamos a ser objetivo hemos tenido muchos problemas por resolver y, por tanto, muchos desafíos que vencer.

Muchos analistas, algunos economistas y principalmente ministros del gobierno plantean que el 2015 ha sido un año de estabilidad y crecimiento de la economía dominicana, amparados en informes que suministran instituciones internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario,  y la CEPAL, que coinciden en el país es un bastión en economía y no solamente en el Caribe, sino también cruzando la frontera y comparándonos con toda América Latina en cuanto la consolidación del crecimiento, baja inflación, estabilidad cambiaria, lo que traería consigo un alto crecimiento.

Pero ese alto crecimiento que tanto se bombardea por todos los medios de comunicación nacional e internacional, realmente cuando se percibe  la vida del pueblo, la bonanza, la prosperidad y ese crecimiento no sale a relucir en el bienestar de la gente, los ciudadanos no están conteste con esa realidad que hacen alarde los economistas.

Esta administración pueden mencionar algunos logros, como por ejemplo la puesta en operación de miles de aulas, carreteras, el avance de la construcción de las nuevas líneas del Metro, construcción, reconstrucción y equipamientos de nuevos hospital, espero también pueden destacarse del uso abusivos y el despilfarros de los recursos públicos, alto nivel de corrupción muy poco esfuerzos en las luchas contra la delincuencia, las drogas y el crimen organizado.

Pero a pesar de todas esas debilidades, como dijera la consulta de Latino Barómetro,  siguen catalogándonos como el pueblo más alegre del mundo,  que también coloca al presidente, Danilo Medina, con la aceptación y el liderazgo político más alto del continente.

Pero a veces ni podemos entendernos o explicar algunas cosas que pasan en nuestro entorno, cuando vamos a una tienda está completamente llena, a un sitio de diversión por igual, algunos lugares comidas explotando, en las calles, pero a pesar de todo eso, siempre quejándonos de que no hay un solo peso circulando en el pueblo y frente a este panorama de quejas y llantos siempre damos vehementes demostraciones de solidaridad con los amigos, vecinos y de gran unidad familiar en estos días festivos.

Pero frente a todo esto nos horrorizan algunos episodios de violencia –el señor que le corto las dos manos a su esposa, una joven de 12 años encontrada ahorcada, madre asfixia su hija de dos años, hombre asesina a otro por 50 pesos, son hechos que  en realidad  tenemos que atribuírselo a inseguridad ciudadana.

Ya entrado el 2016, es preciso recordar que es el año electorero en donde se escogerán las autoridades políticas del país, (presidente, legisladores y sindicos), momento en el que nos veremos envueltos en grandes diatribas, confrontaciones, dime y diretes que  nunca se han de acabar entre los politiqueros del patio dominicano, en los días por venir oiremos las más tremendistas predicciones de siniestros y denuncias de todo género, provenientes de una oposición política desordenada que tiene poco que ofertar para la consulta electoral, frente a la actual estabilidad económica, política y social que proyecta continuar consolidándose.

Este pueblo no está dispuesto a lanzarse a las aventuras de los que rumian amarguras y profetizan catástrofes. Somos un pueblo que cree y promueve el diálogo, la concertación y el trabajo productivo.

Esa es nuestra realidad… ese es el futuro por el que seguimos apostando

 

 

Sobre Rafael Perdomo

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

El mito de la haitianización de República Dominicana

Por Rubén Moreta La migración de haitianos a República Dominicana es un ...

BIEN COMUN, EL GRAN AUSENTE

Nací y crecí en un Paraje de la Sección Mogollón de nombre ...